El concepto de “hombre gris”, para muchos puede sonar como algo relacionado a conspiraciones para dominar el mundo y robar líquido de las rodillas, esto no puede estar más alejado de la realidad.

Comencemos por definir de que se trata este concepto: Ser un “hombre gris” significa que has desarrollado habilidades de uso diario, o en situaciones específicas, que te ayudan a convertirte en uno más del montón, pasar desapercibido entre las personas. El punto clave de ser un hombre gris es jamás dejar una impresión o recuerdo tuyo y poder perderte en el ambiente. Jamás dar una razón para convertirte en un objetivo.

En la situación que vivimos actualmente es de suma importancia poder convertirte en el hombre gris cuando la sea necesario. Esto puede aplicar para muchos que tienen trabajos de riesgo, como por ejemplo los encargados de pagar nominas bancarias, personas que transportan productos de alto valor, turistas que no quieren convertirse en un blanco de los ladrones (el ponerte una camiseta que diga CANCÚN de colores llamativos es la forma más fácil de decir: No soy de aquí, tengo dinero y probablemente ando borracho. Asáltame)

Gran parte de esta forma de conducirte está basada en sentido común y planificación de tu día, vamos a hablar un poco de las cosas que puedes hacer que te ayudarán a convertirte en esta figura semi-invisible.

1.- LA ACTITUD: Gran parte de no llamar la atención es la forma en la que actúas. No seas esa persona que se siente superior a todos porque tienes un poco de entrenamiento. Observa cómo se comporta la gente a tu alrededor y emula su comportamiento.

2.- TU VESTIMENTA: Las prendas de colores grises o neutros son lo más recomendable ya que son comunes y fácilmente olvidables, evita usar ropa o accesorios que llamen mucho la atención, los colores vivos por naturaleza atraen las miradas. Tu ropa debe ser apropiada a tu entorno, no te pongas pantalón de mezclilla para estar en la playa, no te pongas estampados militares o camisetas con logotipos muy llamativos.

3.- MUÉVETE CON PROPÓSITO, PERO CON CUIDADO: No llames la atención empujando gente cuando caminas, no te hagas movimientos repentinos que rompan con el patrón de comportamiento o te muevas muy rápido entre la gente. Fija tu destino y muévete gradualmente hacia él. Aún si la situación está colapsando mantén la calma y muévete hacia tu destino de manera inteligente.

4.- EVITA INTERACCIONES: Si tu propósito es pasar desapercibido evita tener conversaciones innecesarias o hacer contacto visual directo con alguien. Evita cualquier tipo de confrontación.

5.- EQUIPO:  Muchos acostumbramos traer un EDC (Si no sabes lo que es, te invitamos a leer nuestro blog) si tú eres de estas personas no lo hagas obvio, tu equipo debe de ser discreto, una mochila de campamento te hará resaltar en un entorno urbano.

6.- ACCESORIOS: Los accesorios que llevas puestos pueden convertirte en un objetivo. Vemos muchas imágenes donde la gente usa hoodies para permanecer anónimos, pero un criminal sabe que una sudadera con gorro nubla tu visión periférica y te convierte en un blanco fácil. Lo mismo pasa con los audífonos, estos dan la noción de que no prestas atención a tu ambiente. Pero quizá el mayor accesorio que te puede convertir en un blanco es tu celular, si tu mirada esta fija en un dispositivo, jamás vas a saber por dónde te llego el golpe.

EXTRA.- EL AROMA: El olfato está ligado muy de cerca  nuestros recuerdos, trata de no usar lociones muy fuertes o desodorante. También es muy común que una aroma fuerte o mal oliente se quede grabado en las personas.